lunes, 21 de mayo de 2012

DESCUBRIENDO LA BARCAZA DEL RIO TAJO (97 kms)

El día comienza prontito ya que el despertador del móvil me suena a las 5.40. Había que levantarse prontito ya que la ruta de hoy la empezábamos a las 7.00 desde Valmojado.

Hoy somos 5 bikers: Ángel, Julio, Alejandro, Carlos y un servidor.

La ruta la comenzamos desde Valmojado unos 5-10 minutos de la hora prevista debido a que Julio y yo nos retrasamos un poco después de tomarnos el café de la mañana.

Habíamos quedado a las 8.00 con Alejandro en Yuncos así que no podíamos pararnos además que las previsiones del tiempo dan lluvia a partir del mediodía.

Salimos de Valmojado y llegamos a Casarrubios del Monte en apenas unos 15 minutos.

Casarrubios del Monte al fondo
Continuamos nuestro camino saliendo por las afueras de la localidad para coger el camino Huerta y más tarde el camino de los Frailes y Cedilla hasta la carretera TO-4421.

Desde aquí tomamos rumbo a coger la antigua carretera CM-4004 que transcurre paralela a la nueva carretera. 

Carlos, Ángel y Julio atravesando el Río Guadarrama
 A unos 2 kms más adelante, nos incorporamos a la CM-4004 para recorrer por el arcén otros 3 kms hasta coger el desvío un camino que nos llevará hasta Cedillo del Condado.

Camino a Cedillo del Condado por la CM-4004
A continuación, atravesamos dicha localidad y salimos por las afueras para pasar por un camino al lado del cementerio del pueblo. 

Dicho camino nos lleva a bordear la Autovía de La Sagra y atravesarla pasando unos metros por la CM-4004 y de nuevo coger el camino del Arroyo Camillo y más tarde el camino del Arroyo Seco dirección a Yuncos.

Camino del Arroyo Seco
Éste último camino nos lleva a atravesar la CM-4004 apenas a un km de la entrada a Yuncos.

Después nos adentramos en la localidad de Yuncos y vamos al punto de encuentro dónde habíamos quedado con Alejandro.

Esperando a Alejandro en Yuncos
Minutos después de estar esperando a Alejandro y ver que se había desviado unos metros del punto de quedada; todos juntos retomamos la ruta y atravesamos por las afueras de Yuncos hasta encontrar un camino que bordea la vía del tren y atravesamos dicha vía y la A42 por un puente.

Después de atravesar el punto vamos cogiendo caminos hasta atravesar la AP-41 y la Autovía de la Sagra.

En plena ruta camino al tramo de la Autovía de la Sagra
Nada más pasar el camino de la Vega, a un km aproximadamente tuvimos que atravesar un arroyo, el cual en un principio pasamos todos bien menos Alejandro que tuvo una caída en la que perdió su botella del agua y tuvo alguna que otra magulladura pero en forma de rasguño. Viendo que no tenía botella Julio le cedió una botella de agua a Alejandro hasta el final de la ruta.

Juliio habiendo pasado el arroyo
Vistas del arroyo habiéndolo pasado
video

Después de la caída de Alejandro, tuvimos que esperar a que pasasen dicho arroyo Ángel y Carlos, ya que a éste último, se le quedó pillada la cadena entre 2 piñones y no había manera de sacarla. Pasados unos 10 minutos, consiguieron atravesar dicho arroyo Ángel y Carlos.

Habiendo atravesado todos el arroyo, metros después tuvimos que pararnos ya que debido a la caído hubo que enderezar el manillar de la bici de Alejandro y apretar algunos tornillos de su manillar y potencia para que no le volviese a ocurrir nada de esto posteriormente.

 Continuamos la ruta y después de haber atravesado las vías del tren por debajo, cogemos un tramos de la Autovía de La Sagra que no está terminado y el cual nos llevará hasta un camino cuya dirección nos lleva al polígono industrial de Borox.

 Llegados al polígono industrial salimos a la TO-4221-V para después de callejear por Borox, subimos por la calle del Periquito y enganchamos un camino el cual nos llevará hasta el polígono industrial a pies de la CM-4001.

Subiendo por la calle del Periquito
Vistas del camino de Borox desde el Polígono Industrial
Habiendo llegado al polígono industrial Ángel, Carlos y yo, nos damos cuenta que Julio y Alejandro tardan en llegar y cuando llegan a nuestra altura nos informa Alejandro que ha perdido la botella de agua que le cedió Julio despues de la caída del arroyo.

Ya en la CM-4001 recorremos un km por la carretera hasta desviarnos por un camino a nuestra izquierda que bordea la carretera y del cual nos desviamos poco después para volver a retomar el camino por la CM-4001, ya que el camino no continua por dónde queremos seguir nuestra ruta.

Camino que bordea la CM-4001
Continuamos por la CM-4001 y nos desviamos mucho más adelante para buscar la barcaza que nos ayude a cruzar el río Tajo y realizar las pertinentes fotos.

Después de desviarnos alguna que otra de nuestra ruta por la CM-4001, seguimos hacía Añover de Tajo hasta que en una curva y teniendo el Río Tajo a nuestra izquierda, consigo divisar la barcaza.

Vistas de la barcaza al fondo
Metros más adelante nos desviamos para intentar llegar a encontrarla pero nos es imposible acercarnos a la orilla del río aunque la barcaza la divisábamos enfrente nuestra.

Finalmente, realizamos una parada para descansar y tomarnos un refrigerio. 

En plena parada
 Mientras comíamos algo Ángel averiguó que a unos 100 metros de dónde nos encontrábamos estaba el recorrido que realizaba la barcaza, dónde se amarraba ésta e inclusive una casa derruida que puede que fuera la del barquero.

La "supuesta" casa del barquero
Dónde se amarraba la barcaza
Después de ver todo ello y terminar la parada continuamos nuestra vuelta hacia Valmojado cogiendo el camino que está enfrente nuestra, nada más atravesar la CM-4001.

Metros después vemos que es una finca privada, pero decidimos entrar y atravesarla para ver dónde salíamos.

Atravesando la finca privada
En dicha finca nos encontramos con una pareja quién nos informa que nos tenemos que dar la vuelta y llegar, de nuevo, hasta la CM-4001 para coger el camino correcto que pasa bordeando la finca. Viendo que teníamos que dar una vuelta, Julio se animó a investigar dónde acaba la finca y por dónde teníamos que atravesar.

 Viendo que Julio podía, el resto de bikers, le acompañamos en su aventura, que sería bordear la finca y atravesar toda ella por sembrados hasta llegar un punto de tener que saltar una valla con las bicis y a pié para poder sortear el límite de otra finca.

El primer sembrado que atravesamos
Después de ello, volvemos a atravesar otros 500 metros de sembrado hasta llegar al camino que nos llevará de vuelta a casa.

Ángel en pleno salto de una finca a otra
Carlos y Julio llegando al camino
A partir de aquí, la agonía de Carlos se hacía cada vez mayor ya que sus piernas ya le habían comenzado a fallar. Mientras continuamos nuestro camino atravesando unos pinares.

Continuamos el camino y casi 2 km más adelante preguntamos a un motero por dónde tirar hacía nuestro destino. Nos indica un camino por dónde ir pero Ángel ya se había adelantado y había comenzado a pedalear por otro camino paralelo que llevaría al encuentro del camino indicado por el motero.

Continuamos el camino, atravesando una cantera y dejando la localidad del Alameda de la Sagra a nuestra izquierda.

Más tarde volvemos a atravesar, ésta vez por debajo, la Autovía de la Sagra y bordeamos la vía del tren hasta encontrar un puente el cual nos cruce al otro lado de dichas vías. Antes de esto atravesamos una especie de Apeadero derruido pero en el cual vivían personas actualmente.
 Habiendo cruzado las vías vamos derecho a una urbanización en paralelo a la Autovía de la Sagra. 

 Poco antes de llegar a dicha urbanización y después de frenar en un momento Ángel, hubo otra caída esta vez de Julio encima de Alejandro y ya a estas alturas, más cosas no le podían suceder a Alejandro pero todavía quedaba ruta para ello.

Julio y Alejandro en plena caída
Llegados a dicha urbanización nos comienza a llover y después de intentar descubrir un camino bordeando la Autovía de la Sagra, decidimos ir por carretera hasta Numancia de la Sagra que apenas la teníamos a unos 2 kms más abajo de dónde nos encontrábamos en ese momento.

Llegados aquí las fuerzas de Alejandro y Carlos eran más que limitadas.

Bordeamos Numancia de la Sagra, durante unos 3 kms por la CM-4004, hasta atravesar la A42 y llegar a Yuncos.

Ángel y yo, íbamos muy adelantados respecto al resto y paramos en una gasolinera Repsol de Yuncos a la espera de reunirnos con el resto del grupo.

Llegados a este punto, realizamos una mini parada, en la cual aprovecho a rellenar las botellas de agua y comprar algo de comida para coger fuerzas para lo que nos quedaba de ruta. 

La lluvia ya comenzaba a sentirse y después de despedirnos de Alejandro y Carlos, continuamos el viaje por carretera Ángel, Julio y yo.

Continuamos por la CM-4004 atravesando los pueblos de Cedillo del Condado y la Urbanización San Marcos.

Apenas a unos 2 kms después de pasar la Urbanización de San Marcos, me adelanto y realizo una parada a la altura de otra urbanización, esperando a Julio y Ángel. Ángel ya iba pegado de fuerzas y aunque el ritmo era bastante menor que en la ida llegaría sin problema alguno al final de la ruta.

Ángel y Julio llegando a mi altura para realizar la parada
Después de la última parada continuamos la ruta hasta atravesar Casarrubios del Monte.

Llegando a Casarrubios del Monte por la CM-4004
Dejando a nuestra derecha Casarrubios del Monte
Lo que faltaba hasta Valmojado por carretera
A las afueras del pueblo enganchamos el mismo camino que cogimos a la ida de la ruta para llegar hasta dónde teníamos los coches Julio y yo, ya que Ángel continuó hasta llegar a su casa.

Ángel y Julio a pocos kms de la meta
Por fin, Valmojado al fondo
Grandísima ruta en un tiempo record después de todos los imprevistos y contratiempos que nos han surgido durante la ruta.


miércoles, 16 de mayo de 2012

EN BUSCA DE QUIJORNA (57 kms)

Otro día de fiesta, en este caso San Isidro, en el que aprovechamos a realizar una ruta hasta Quijorna, Jorge (Brother) y yo.

Comenzamos saliendo a las 7.30 desde el camino de San Marcos, al lado del Carrefour de Móstoles, no antes broncearnos bien con crema solar para evitar las quemaduras por estar expuestos mucho tiempo al sol.

Desde aquí tomamos camino a coger la Vía Verde del Guadarrama y atravesar el puente de hierro. 

Nada más cruzar el puente tomamos el camino que sale a nuestra derecha y el cual nos lleva a bordear el Río Guadarrama kms más adelante disfrutando de unos grandes paisajes gracias a la primavera.

Continuamos nuestro camino practicamente por la sombra en todo momento ya que es muy pronto y el sol todavía no está en lo alto así que aprovechamos a no realizar ninguna parada y continuar la marcha.

Llegados a la M-501 continuamos el camino pero esta vez en ascensión por una prominente subida la cual después de unos 200 metros de "escalada" nos deja descansar encontrándonos con la parte más llana y menos inclinada del camino.

Unos 2 kms después nos encontramos una fuerte bajada la cual nos llevará hasta un cambio de sentido sobre la M-501. Desde aquí continuamos hasta Brunete por una vía de servicio asfaltada por la cual apenas pasan coches y nos encontramos con un ciclista.

Al final de la vía de servicio, nos incorporamos a la entrada 17 de la M-501 para terminar de adentrarnos en Brunete.

Llegados a la penúltima rotonda de la M-600, dentro de Brunete, comenzamos a inspeccionar nuestro GPS para continuar la marcha hacia Quijorna por el camino Lomo, el cual nos lleva hasta el borde de la M-522 pero que después de esto rectificamos la marcha y volvemos a coger un camino que nos llevaría hasta el centro de Quijorna.

Llegados a este punto, aprovechamos a tomarnos un refrigerio y apenas llevados 10 minutos desde nuestra llegada al pueblo retomamos la marcha camino Brunete, de nuevo.

Plaza del Ayuntamiento con la Iglesia al fondo
Jorge y yo llegados a Quijorna
Nuestras máquinas en pleno descanso
Esta vez volvemos desde Quijorna a Brunete por otro camino nuevo y apenas nos incorporamos al camino Lomo, unos metros antes de adentrarnos en Brunete.

Una vez llegados a Brunete, tomamos rumbo a la urbanización Guadamonte, la cual bordeamos por camino y realizamos una bajada por un sendero que transcurre a orillas de la M-513.

Al final de la bajada nos encontramos con un puente que cruza el Río Guadarrama y por el cual atravesamos por debajo el río a través de un puente que se caía con solo mirarlo.

Vistas del Río Guadarrama a su paso por la M-513
El puente por el que cruzamos el Río Guadarrama
En este punto nos encontramos con cerca de 12 ciclistas, mientras que unos cruzaban el río hacía nuestro sentido nosotros lo hacíamos detrás de otros 4 ciclistas que iban en la misma dirección.

Continuamos la ruta bordeando el río por el sentido contrario al que veníamos hasta entonces, disfrutando de los senderos, subidas y bajas que nos brindaban alguna que otra trialera por el camino.

A los pocos kms nos adentramos y bordeamos la urbanización El Bosque, dejando a nuestra derecha el Club de Golf.

Al final de la valla que íbamos bordeando del Club de Golf, cogemos un sendero nuevo, el cual recorremos intentando buscar otra salida y finalmente realizamos una nueva ruta atravesando por un cambio de sentido al otro lado de la M-501.

Después de ir bordeando dicha carretera por un camino excasamente 500 metros, nos desviamos a nuestra derecha para adentrarnos en un gran pinar y allí realizamos la última parada para tomar un refrigerio.

Eran las 11.00 y apenas nos quedaban unos kms para llegar al punto de encuentro pero ya veíamos que el calor comenzaba a notarse pero las piernas aguantaban bien aunque el camino hasta entonces había sido cansado para las piernas por subir y bajar tanto, sobre todo en la zona de los senderos.

Después de tomarnos unos minutos de descanso, retomamos el camino y salimos del pinar, que tenía pinta de ser una finca privada, por una puerta muy estrecha. De ahí, continuamos recto hasta toparnos a escasos metros con un camino que nos cruzaba, y el cual cogimos hacía nuestra derecha, para coger después el camino del Muerto.

Jorge atravesando un sendero después de cruzar un arroyo
Atravesamos una urbanización por la calle del Chopo y continuamos por el camino del Obispo el cual seguimos a nuestro destino.

Finalmente llegamos al coche a las 11.30;  4 horas de ruta muy bien aprovechadas y apenas le dió tiempo al sol y calor para cogernos, jeje.


RUTA CICLOTURISTICA A PINTO (40 kms)

En el día de hoy nos disponemos a realizar otra ruta cicloturística pero esta vez con dirección a Pinto.

Comenzamos la mañana saliendo a las 9.00, con calor y esta vez estrenando Nadia y yo, equipación nueva.

Tomamos rumbo para salir de Fuenlabrada, pasando los campos de Fútbol y atravesando por el camino de la Mula hasta llegar a la carretera M-419, la cual pasamos por unos agujeros que hay en las vallas, posiblemente, realizados por otros ciclistas para atravesar dicha carretera.

Nadia con su nueva equipación
Nadia y Manolo por el camino de la Mula


 Llegados al Decathlon de Parla atravesamos la localidad por sus calles y por las afueras de la ciudad hasta atravesar por un puente la vía del tren y la Radial 4.

Llegando al Decathlon de Parla
Vistas del lago de uno de los parques de Parla
Otra vistas del parque que atravesamos en Parla
 Desde aquí cogemos camino hasta bordear la carretera M-506 y cruzar dicha carretera por un puente que sirve para cambio de dirección a los usuarios de dicha vía.

Adentrados en Pinto nos dirigimos al Parque Juan Carlos I, en el cual realizamos una parada para tomar un refrigerio.

Después de ello, realizamos una visita por todo el parque para conocerlo mejor y conocemos alguna que otra zona dónde tienen aves para visitar.

Nadia y la cascada
 Después de una hora aproximadamente, tomamos rumbo de vuelta por el mismo camino hasta que llegamos a Parla, de nuevo y atravesamos esta localidad por otras calles para tomar rumbo a llegar al puente que atraviesa la A42.
Llegando a Parla a la vuelta
Nadia y Manolo en pleno camino
Pasado el puente decidimos tomar otro camino bordeando la A42 hasta que nos desviamos kms más adelante para bordear el centro canino de Fuenlabrada y llegar al punto de destino tal y como habíamos empezado.

Volviendo por el camino con Fuenlabrada al fondo
Nadia y Manolo atravesando el puente que cruza la M-419
Pocos kms nos faltaban y por primera vez pinchó Nadia, que por cierto me dí cuenta yo por que sino..... A continuación arreglamos el pinchazo y acabamos la ruta en muy poco tiempo.

En pleno arreglo del pinchazo
Una ruta corta, con mucho calor pero siempre con buena compañía.


jueves, 3 de mayo de 2012

SIN PISAR NINGÚN CAMINO HACIA PERALES DEL RÍO (46 kms)

No se podía esperar y el tiempo nos daba una tregua, así que como no aprovechamos a salir hoy también.

Hoy quedamos algo más tarde en casa con Manolo.

Mientras que llegaba, Nadia y yo, le esperábamos en plena calle, aprovechando para engrasar las bicis y acostumbrarnos al tiempo que hacía.

Nadia con las bicis esperando a Manolo
Casi llegando a las 9.30 aparece Manolo y los 3 tomamos rumbo a Getafe por un atajo por carril bici y carretera que descubrimos Nadia y yo.

Nadia y Manolo de camino a Getafe
Apenas en 10 minutos llegamos a Getafe por dónde bordeamos la A42, por una calle paralela a ella, y atravesamos un puente peatonal para tomar camino hacía el carril bici que bordea la base militar de Getafe.

Nadia y Manolo camino al puente peatonal
Nadia comenzando la ascensión
Manolo en plena subida
Ya en dicho carril bici y a la altura de la base militar, paramos en una gasolinera para que Manolo revisase la presión de sus ruedas ya que no estaba muy seguro que estuvieran bien hinfladas pero al final sí que lo estaban así que continuamos nuestro camino.

Nadia y Manolo acercándose al carril bici
Nadia y Manolo en el carril bici
Manolo comprobando el aire de sus ruedas

Manolo y Nadia en pleno carril bici
Pocos minutos después, atravesamos por la carretera la vía del tren y realizamos una parada más, ya que el teléfono de Manolo no paraba de sonar.

De nuevo, retomamos el camino y atravesamos la A4, contemplando las vistas preciosas del Cerro de los Angeles.

Nadia y Manolo atravesando la A4
Vistas del Cerro de los Angeles
Metros despues, cogemos el carril bici camino a Perales del Río y vamos contemplando que el cielo está algo nublado pero hasta ahora nos está respetando y también hace algo de calorcillo.

Nadia y Manolo hacia Perales del Río
Nadia y Manolo en plena bajada
Durante el camino a Perales del Río apenas nos encontramos con algún que otro ciclista.

Apenas a un km de la entrada de Perales del Río, divisamos que están construyendo una autovía o autopista, y el carril bici está totalmente asfaltado nuevo.

 Llegamos al cruce de Perales del Río con la carretera que nos llega a La Marañosa y San Martín de la Vega pero continuamos el carril bici para adentranos en Perales del Río.

Nadia y Manolo llegando a la entrada de Perales del  Río
A medio km después divisamos un bar al lado de unos parques, dónde realizamos la parada para el pertinente café y alguna que otra fotillo.

Nadia y yo con las máquinas en el bar
Después de haber disfrutado de los cafés, continuamos el camino y nos disponemos a descubrir hasta dónde llega el carril bici por el cual hemos venido y conseguimos dar la vuelta a Perales del Río a través de un carril bici y camino el cual nos lleva a coger otro camino hacia el carril bici que nos lleva hasta El Cerro de los Ángeles.

En el nuevo carril bici bordeando Perales del Río
Nadia tan risueña como siempre
Durante este camino hemos ido divisando y descubriendo futuros caminos que nos llevan hasta el Cerro de los Angeles los cuales en futuras rutas descubriremos.

De camino al Cerro de los Angeles ya nos cruzamos con bastantes más ciclistas que van y vienen por dicho carril bici.

La vuelta la realizamos por el mismo camino el cual habíamos llegado hasta Getafe.

Nadia en plena subida
Nadia y Manolo camino al puente peatonal
Allí vamos a buscar a nuestro amigo Enrique con el cual compartimos unos 7 kms de ruta por Getafe, atravesando varios carriles bici, calles, parques,... y que después de acompañarle hasta su casa, volvemos a casita de Manolo por otra ruta nueva.

Nuestro amiguete Enrique con su nueva bici
Nadia enseñándonos que no está cansada
Vistas del lago del parque
Manolo, Enrique y Nadia bordeando el lago
Nadia y la Cascada
Mientras salíamos de Getafe tuvimos que realizar una parada por que las rodillas de Manolo hoy estaban revoltosas, jeje.
 
Después de salir de Getafe tomamos dirección al Corte Inglés de Arroyo Sur. Desde aquí tomamo camino hasta llegar a una gasolinera repsol de Fuenlabrada y desde allí coger el carril bici y alguna que otra calle para llegar a casa de Manolo.

Nadia y Manolo camino al Corte Inglés
Manolo y Nadia en plena vereda
Manolo después de superar un obstáculo
Nadia pasando el obstáculo
Finalmente, y después de comer, Nadia y yo, tomamos camino a nuestra casita para terminar la buena ruta de hoy.